fbpx

ALIMENTOS QUE REFUERZAN EL SISTEMA INMUNE: LOS 4 MITOS NUTRICIONALES

Nuestro sistema inmunitario se utiliza para batallar virus, bacterias y hongos que tienen la posibilidad de provocar infecciones. Un sistema inmune fuerte es sustancial para evadir anomalías de la salud. ¿Pero sirve de algo tomar suplementos de vitamina C como medida preventiva?

 

Los 4 mayores mitos nutricionales:

MITO #1: “LA VITAMINA C NOS VA A PROTEGER DE UN RESFRIADO O GRIPE”

La bastante ingesta de vitamina C (ácido ascórbico) es sustancial para sostener el sistema inmunitario en forma. La clínica Mayo sugiere entre 65 y 90 mg de vitamina C al día.

Alimentos ricos en vitamina C:

  • Pimiento (140 mg por 100 g)
  • Coles de Bruselas (110 mg por 100 g)
  • Brócoli (95 mg por 100 g)
  • Frutas cítricas (50 mg por 100g)

 

Oímos frecuentemente que incrementar el consumo de vitamina C a lo largo de los meses más fríos nos puede asegurar de resfriados. De todos modos, esta afirmación no está probada científicamente. Todavía, tomar >200 mg puede bajar la duración de un resfriado. Pero no es necesario que te tomes ningún complemento para lograr esta cantidad, alcanza con continuar una dieta rica en fruta y verdura. La vitamina C es soluble al agua, por eso la fruta y la verdura debe lavarse bien pero ágil, y las verduras deberían cocinarse al vapor para evadir la falta de valor sobre nutrición.

 

Sabias que:

A lo largo de un largo tiempo se ha planeado que si los deportistas de resistencia, como los corredores de maratones, ingerían vitamina C de manera preventiva, se recuperarían más acelerado y podrían tener un compromiso menor de enfermar. Pero ya se probó que esta creencia es falsa. Se debería tener precaución con el consumo de suplementos con alto contenido de vitamina C antes de una carrera,(2) puesto que tiene la posibilidad de tener un efecto negativo en la resitencia muscular.

 

MITO #2: “TOMAR LECHE DE VACA PRODUCE MUCOSIDAD”

Muchas personas no bebe leche de vaca cuando tiene un resfriado, tos o mal de garganta porque creen que aumenta la producción de mucosidad y ralentiza el desarrollo de rehabilitación. ¿Pero es verdaderamente cierto? No hay pruebas científicas que lo confirmen.

Un estudio en Australia investigó a dos grupos: uno bebió leche de vaca y el otro, leche de soja.(3) Los competidores de los dos grupos sufrieron un incremento en tres reacciones: una cubierta blanca en la lengua, la necesidad de tragar y mucosidad densa, lo que dificultaba el tragar. Todavía, estos indicios incrementaron de esta manera en los dos grupos. La cubierta en la boca y la garganta procede de la grasa de la leche, que está presente tanto en la leche de vaca como en la de soja y se conoce como flema.

 

MITO #3: “FORTALECE LA MIEL EL SISTEMA INMUNITARIO”

El té con miel es un remedio habitual para los resfriados. ¿Pero verdaderamente este endulzante natural nos asiste a hacer mas fuerte el sistema inmune? ¿Puede impedir o calmar el mal de garganta? Un estudio israelí investigó el efecto de la miel sobre la tos nocturna y los inconvenientes para reposar gracias a infecciones respiratorios en 300 jovenes (entre 1 y 5 años). 200 de ellos han tomado 10 g de miel antes de proceder a la cama. Los otros 100, han recibido extracto de dátil como placebo, dado que tiene un color y una rigidez similar.

 

Los padres aseguraron que la miel aparentaba hacer mejor los síntomas: la tos disminuyó en continuidad y gravedad. Así sucede porque la miel tiene caracteristicas antiinflamatorias, contra las bacterias y desinfectantes. No cura el mal de garganta ni hace más fuerte el sistema inmune, pero puede calmar los indicios.

 

Atención:

Los niños recién nacidos no deberían consumir miel a lo largo de el año uno de vida. La miel cruda puede contener la bacteria clostridium botulinum, que puede provocar botulismo en los niños recién nacidos. Esta intoxicación alimentaria puede ocasionar la parálisis de los músculos de la respiración y la deglución, y puede ocasionar la desaparición.

 

MITO #4: “SON MALAS LAS BACTERIAS PARA LA SALUD”

Cuando pensamos en bacterias, lo primero que nos viene a la cabeza son anomalías de la salud e infecciones. Es verdad que el cuerpo tiene bacterias “malas”, pero además hay una infinita cantidad de bacterias saludables (unos 1,5 kg). Estos organismos que viven en el tracto digestivo de los humanos se conocen como microbioma o flora intestinal. Juegan un papel crítico en hacer mas fuerte nuestro sistema inmune. El microbioma asiste para desarrollar la pared intestinal y las funcionalidades inmunes del intestino, que son fundamentales para la salud del sistema inmunitario. La disbiosis puede conducir a trastornos inmunológicos como asma, esclerosis múltiple y artritis reumatoide.

 

¿Sabías que…

… los antibióticos tienen la posibilidad de perjudicar la flora intestinal? Sin embargo, el microbioma de un adulto saludable se está recuperando de manera rápida luego de un período de régimen.

 

Una flora intestinal saludable es fundamental para un sistema inmune fuerte. ¿Quieres entender cómo asistir al cuerpo por medio de una dieta saludable? Los comestibles ricos en fibra y con caracteristicas probióticas tienen un efecto positivo en tu flora.

Algunos ejemplos:

  • yogur
  • kéfir
  • leche agria
  • verduras fermentadas (col fermentada, kimchi)
  • kombucha
  • legumbres
  • alcachofa
  • cebolla
  • espárragos

 

Incorpora estos alimentos en tu dieta diaria para mantener la flora intestinal en un estado optimo y totalmente saludable. Tambien puedes descargar nuestros dos ebooks donde tenemos muchos consejos de nutricion y deporte, son totalmente gratis.